Crítica de Los Anillos de Poder | Un cuento élfico humanizado

Por fin hemos visto Los Anillos de Poder, una serie con defectos, pero con muchos méritos. Esta es nuestra crítica.

Crítica de Los Anillos de Poder
¿Vale la pena ver Los anillos del poder? | © Amazon

Quiero ser transparente contigo, así que permíteme comenzar explicando mi propia historia con Tolkien y la perspectiva desde la que abordé la serie.

Heredé una copia maltratada de El Hobbit que llevaba años en nuestra familia a una edad temprana, y quedé completamente enamorado. La obra de Tolkien, más que cualquier otra, ha sido formativa para mí y ha dado forma a mi concepción de cómo se debe escribir la fantasía. No puedo describirme como un experto, pero he leído el legendarium, con la excepción de Las aventuras de Tom Bombadil y La última canción de Bilbo. En resumen, era un candidato perfecto para que me gustara la serie. Y esta crítica está dirigida a aquellos que tienen al menos cierta familiaridad con la Tierra Media.

Antes de comenzar la crítica como tal, también me gustaría dar un breve veredicto para aquellos que simplemente no tienen tiempo (o no quieren molestarse) para seguir leyendo.

Los Anillos de Poder no está particularmente bien escrita ni tiene un ritmo adecuado, y la inexperiencia de los showrunners los traiciona con bastante frecuencia. Pero tenían una tarea increíblemente difícil entre manos, y si puedes aceptar que la serie aún está en sus inicios y que ciertos elementos de la historia tuvieron que adaptarse para un formato televisivo, entonces puedes disfrutar de una experiencia realmente agradable. No hay duda de que es mejor que El Hobbit, aunque no alcance las alturas de la trilogía.

En defensa de los showrunners

Antes de comenzar a diseccionar los mayores defectos de la serie, y a modo de introducción, quiero empezar explicando lo difícil que fue la tarea de hacer Los Anillos del Poder. Se trata una empresa mucho más difícil de la que enfrentó Peter Jackson, y era imposible que complaciera a todos.

Puedes sentirse tentado a argumentar que tenían un presupuesto récord y, por lo tanto, no tenían excusas. Pero retratar el mundo de la Tierra Media con un gran trabajo de utilería y CGI no era la parte difícil, de hecho, es algo que la serie hace muy bien; Realmente me sentí como si estuviera en el mundo de Tolkien. La dificultad residía en los derechos y la audiencia.

Númenor
Tomas como esta hacen mucho por la serie, pero quiero ver ejércitos mucho más grandes en futuras temporadas. | © Amazon

La serie tenía la tarea de complacer a los "fans de Tolkien" y atraer una nueva audiencia. Pero los fans de Tolkien no son un grupo homogéneo; van desde los que solo han visto la trilogía, hasta los que pueden hablar sindarin. El primer grupo necesita muchas explicaciones para entender la Segunda Edad, y el segundo grupo ya tiene una noción preconcebida de cómo debe ser retratada. Y eso sin mencionar a la nueva audiencia, para quienes la serie debe haber sido increíblemente confusa. Pedirle a la serie que contara una historia que complacería a todas esas audiencias nunca fue realista.

Y en cuanto a los derechos, es una situación más complicada de lo que muchos afirmaban. La serie no pudo usar el Silmarillion. Ese texto nos da muchísimos detalles sobre la historia de la Tierra Media. Sin embargo, se limitaron a usar únicamente el apéndice de El retorno del rey. Es un apéndice grande, pero la sección que detalla los eventos de la Segunda Edad tiene (al menos en mi edición, Harper Collins 2005) solo un par de páginas.

Así que, en resumen, se pidió a unos showrunners bastante inexpertos que crearan una serie que agradara a audiencias muy diferentes, utilizando solo dos páginas de material original. Creo que siempre debemos tener eso en cuenta al criticar esta serie, y ​​por eso mi indulgencia creció a medida que veía la primera temporada.

¿Los Anillos de Poder respetan el material original?

Los Anillos de Poder tuvo que convertir siglos de historia en una trama episódica que funcionara para la televisión. Y gran parte de esa historia, al menos del apéndice, solo se describe así:

750: Eregión fundada por los Noldor.

Para llenar los vacíos, inventaron desde cero una serie de personajes e historias. Esto era inevitable y, por suerte, muchos de esos personajes e historias se sienten en consonancia con la esencia de Tolkien. El problema no son tanto estos personajes inventados, que son algunos de los más fuertes de la serie, sino los existentes.

Adar
Este es Adar, un personaje inventado, y quizás el más convincente de toda la serie. | © Amazon

El principal problema, al menos para aquellos que están familiarizados con la tradición de la Segunda Edad, es que han tenido que convertir lo que es esencialmente una historia élfica en una historia humana. Debido a que nosotros, como audiencia, necesitamos personajes a los que aferrarnos, han contraído miles de años de historia en el espacio de una sola vida humana. Y han tenido que hacer que los personajes élficos, que son realmente los protagonistas, sean mucho más humanos, para que podamos empatizar y e identificarnos con ellos más fácilmente.

Galadriel es un gran ejemplo de ello. La actriz es fantástica y me encantaron las secuencias de acción de Galadriel (las cuales son creíbles, dado que Tolkien la describe como atlética, incluso para ser elfa). Pero han hecho que su personaje sea mucho más temerario e inmaduro de lo que nunca imaginé que sería en la obra de Tolkien.

Galadriel cabalgando
Esta escena fue difícil de ver. | © Amazon

En los textos, el poder de Galadriel proviene de la sabiduría y la belleza, y en la Segunda Edad es una reina con un marido y una hija. Mientras que en Los Anillos de Poder, es algo así como una princesa guerrera, cuyo esposo ha sido asesinado para abrir la posibilidad de intereses románticos. El ejemplo más atroz de la caracterización de Galadriel es su decisión de no regresar a Valinor. En la serie decide no ir porque instintivamente siente que no es su momento. Pero en los textos, como muchos de vosotros sabréis, la razón por la que no irá es de vital importancia, y un tema sobre el que Tolkien escribió más sustancialmente que de cualquier otro. Gil-Galad y Elrond también son víctimas de esta humanización del material original.

Elrond y Gil-Galad
Este es Elrond "el político", y su aparentemente equivocado rey Gil-Galad... | © Amazon

Debido a que los eventos deben acortarse y la trama no dejaba de avanzar, también nos perdemos algunas historias que me encantaría haber visto. Sauron convirtiéndose en Annatar y engañando lentamente a los diversos grupos de elfos, por ejemplo. Esto podría haber funcionado fantásticamente bien en la serie, pero en cambio obtuvimos un truco barato de "whodunnit", y los anillos se forjan al final de un solo episodio.

Como puedes ver, hubiera preferido que se apegaran más al material original. Entiendo por qué eligieron desviarse, pero siento que fueron demasiado lejos. Dicho esto, si puedes aceptarla como una obra de fan fiction de alto presupuesto, la serie será una experiencia agradable.


¿Está bien hecha Los Anillos de Poder?

Dejando a un lado todas las cuestiones del material original, ¿qué tan buena es Los Anillos de Poder como espectáculo? ¿Tiene buenos diálogos, buen ritmo y la interpretación es impresionante? Sin duda está por encima de la mayoría de series, y merece ser mencionada junto con las grandes ofertas de HBO, pero no está a la altura de series como True Detective.

El spin-off de GoT, La Casa del Dragón, se emitió al mismo tiempo que Los Anillos de Poder, y fue un punto de referencia útil a través del cual pude reflexionar sobre la calidad de la serie. La Casa del Dragón claramente proviene del pedigrí de Juego de Tronos, con su fantástico diálogo, su excelente interpretación y sus tensos momentos de drama. No me encanta el mundo de La Casa del Dragón, o el casting de Matt Smith, pero es un espectáculo técnicamente muy bien hecho.

En comparación, Los Anillos de Poder puede parecer amateur. El diálogo no es fuerte y muchas escenas se sienten completamente antinaturales. Por ejemplo, no me resultaron creíbles los pelosos, que están a medio camino entre cursis criaturas pastoriles con flores en el cabello y nómadas despiadados. Tampoco me resulto creíble que Galadriel sospechara que Halbrand fuera Sauron y simplemente permaneciera enfadada en un rincón mientras forjaban los anillos. Creo que inmediatamente habría tirado la mesa y exigido que se detuvieran. Y en muchos otros casos, se siente como si tuvieran que acelerar la trama en lugar de dejar que fluya.

Pelosos
Me pregunto de qué se ríen. Probablemente recordando a un ser querido que fue picado hasta la muerte por abejas. | © Amazon

Pero eso no cuenta toda la historia. Si bien hubo problemas como los mencionados anteriormente, sería injusto ignorar los momentos de grandeza. Su retrato de Sauron como algo más que un simple ojo sin párpados fue valiente y valió la pena. Y como dije antes, los personajes inventados fueron mucho mejores de lo que esperaba. De hecho, Adar y Arondir pueden haber sido mis personajes favoritos de toda la serie.

Crítica de Los Anillos de Poder: veredicto final

Dado lo difícil que fue la tarea y lo terrible que podría haber sido este espectáculo, creo que los fans de Tolkien deberían estar satisfechos con Los Anillos de Poder. No está escrito o producido a la perfección, y se desvía del material original más de lo necesario. Pero te sentirás como si estuvieras en la Tierra Media, y el gran final de la serie hace mucho para compensar sus debilidades anteriores.

Los Anillos de Poder ha sido bien presentada, y a medida que los showrunners continúan dominando su oficio, solo espero que mejore. Si tenemos que ser reduccionistas, 7,8/10. Pero cuánto tu capacidad de disfrutarla estará determinada por cuánto puedas perdonar sus desviaciones de Tolkien.

Una nota final sobre el debate woke

Probablemente haya bastantes lectores que quieren que toque la cuestión woke. Es posible que esperaran críticas salvajes cuando mencioné que estaba familiarizado con el material original. Pero no fue ningún problema para mí.


Tolkien menciona hobbits de piel oscura, y un enano de piel oscura me resulta perfectamente creíble. Del mismo modo, que Galadriel sea atlética y fuerte está absolutamente bien, y de acuerdo con los textos:
[Galadriel] era entonces de disposición amazónica y se recogía el cabello como una corona cuando participaba en hazañas atléticas.
- Carta de Tolkien 348

La serie no se siente como si tratara de meterte una ideología de izquierda a la fuerza. Nada más lejos. De hecho, es servilmente clasista.

Los viajeros pelosos tienen acento irlandés, mientras que los elfos hablan en perfecto inglés de Oxford. Y los aldeanos de las Tierras del Sur (que emergen noblemente como sus propios protectores) aceptan al "Rey Halbrand" sin dudarlo. Ese tipo de cosas me dan ganas de darme una ducha. Pero, por desgracia, forma parte del mundo de Tolkien tanto como los hobbits negros.

Si disfrutaste de Los Anillos de Poder, también podemos recomendarte esta serie:


Artículo original escrito por Jon Ramuz.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.