Sí, los Grammys no tienen sentido...

Como celebración de la mejor música del año, los Grammys no son más que pura basura superficial.
Grammys column
¿Por qué? En serio, ¿por qué? | © Grammy Awards / Olivia Rodrigo

Un constante flujo de vocalistas que se quejan, llenas de auto-tune e instrumentación electrónica sin inspiración: Bienvenido a los Grammys 2022. Desde Billie Eilish a Olivia Rodrigo, es un océano de lo tedioso, haciendo énfasis en líricas que intentan y fallan en traer un mensaje. Es un flujo de hombres y mujeres ricos y privilegiados, todos dándose palmaditas en la espalda por sus grandes "ventas" (los Grammys usan medidas muy raras para elegir a sus ganadores). Y el 2022 continuó con esta tendencia por un par de horas. ¿Quién hubiera pensado que una canción escrita por Chris Brown, el hombre famoso por golpear a Rihanna hace una década, estaría celebrando en el escenario mundial en 2022? Cierto, CeCe Winans fue genial, pero estoy seguro que no soy el único que se siente raro con todo esto...

Al ver los Grammys, no puedes evitar pensar que para ser un músico exitoso, tienes que estar en una de dos categorías. La primera categoría es el hábito de tomar un género ya establecido y no hacer absolutamente nada interesante, como Medicine at Midnight de Foo Fighters, que ganó el premio de mejor álbum de rock, a pesar de lo poco abrumador que es. Y esto se aplica a todas las categorías. Desde el rock al metal, del rap al pop, todas son iguales. Esto también se aplica a la música electrónica de baile, que nos mostró Alive de Rüfüs Du Sol llevarse el premio. Al igual que los esfuerzos de FF, no es una mala canción (digo, aún escucho Medicine at Midnight regularmente, pero no vale un premio), pero también no es... ¿nada? Depende de su coro de sintetizadores como truenos, pero se siente que no termina en nada.

Aquí es cuando entra la segunda categoría, y ya puedo imaginar todo el odio que recibiré por decir eso (pero soy un nerd de la música, y no me importa), pero también está relacionada con la primera categoría: Para conseguir un Grammy, tienes que ser completamente miserable. En serio, ¿qué onda con esta obsesión de estos quejidos suaves que parecen permear y asaltar nuestros oídos cada vez que intentamos tomarnos un café? Detesto con toda mi alma "Shape of You" de Ed Sheeran, que se llevó el premio Grammy número 60 de Mejor Desempeño Pop en Solitario, en 2018, pero al menos la canción no hizo que quisiéramos hacer una a lo Sylvia Plath. Está bien tomarse la música en serio y reconocer las enfermedades mentales, ¿pero acaso todo tiene que ser una serie de canciones pop deprimentes, muy producidas y con sonidos muy altos?

Digo, pareciera como si todos quisieran ser cantantes femeninas de la época de "Head and the Heart". Funciona en el contexto de una banda como esa, en especial sus primeros trabajos, ¿pero como cantante principal? No lo creo. Para ser honesto, me da cringe. ¿Por qué están todos tan deprimidos? ¿Acaso millones de dólares no son suficientes para ustedes? Lo entiendo, Billie Eilish, eres joven, pero tampoco te va mal... ya sabes, con eso de ser multimillonaria, y todo eso. Por otro lado, tienes la dulce y talentosa Olivia Rodrigo, qe totalmente se merecía un par de premios este año. Con "drivers licence" (titulada así, sin necesitar de tener una buena gramática), ella tuvo una excusa para ser lenta y apenada, y fue su primera gran canción. Entonces lanzó "good 4 u" (de nuevo, sin gramática), y fue una canción de pop-rock con más energía que las primeras canciones de Avril Lavigne (que apropiadamente, también se saltaba las leyes de la gramática). Más de esto, por favor, y menos canciones sombrías.


Es probable que este haya sido el mayor triunfo en los Grammys de este año, porque Olivia Rodrigo representa algo que le ha estado faltando a la música pop desde los primeros álbumes de Taylor Swift: Un muy buen gancho, y una buena dosis de actitud. La música pop no tiene que ser tan seria y mórbida. Tampoco tiene que ser electrónica, absurdamente sobre producida y llena de un auto-tune que nos recuerda a la cirugía plástica de la música. Esta es una artista que se merece el reconocimiento, pero también nos enfoca un problema real que los Grammys siempre han tenido.

Todos amamos a Foo Fighters (RIP Taylor Hawkins), y disfrutamos del trabajo de Kanye, de Rodrigo, o de tantos artistas, pero todos tienen algo en común: Son dolorosamente mainstream. Solo los artistas con números absurdos tendrán una oportunidad de conseguir un Grammy. Es por eso que la gente como Kanye West y Ed SHeeran siempre se llevarán algunos premios. Si sus números son impresionantes, serán recompensados por ello, pero seguro que una celebración de la música como esta debería darle premios a la gente que no es tan mainstream, y que tal vez no tienen millones de vistas en sus canciones, ¿cierto?

No hay manera de que, por ejemplo, ese increíble álbum del 2021 de Neil Young llamado "Barn" fuera a ganar algo este año, ni esfuerzos de artistas menores que no son tan mainstream de momento, pero que están produciendo música increíble. La música internacional también suele ser ignorada, pero eso no es una sorpresa, considerando lo centrado en América que son los Grammy. Sin embargo, parece algo loco considerando que Parasite se ganó un Óscar hace unos años, con el único en contra siendo Donald Trump. ¿Dónde está la "diversidad" en todo esto? Pareciera que solo se aplica a los diferentes miembros de la América establecida.

Al final, los Grammys se enfocarán en artistas que han tenido un buen desempeño en términos de ventas y transmisiones, y que poco a poco desaparecen de lo relevante hasta que la idea de alguien ganando un Grammy signifique absolutamente nada. Después de todo, solo porque una canción es popular y exitosa no significa que sea buena. En serio, tan solo escucha "Am I the Only One" de Aaron Lewis. Es una canción que pidió que se mantuvieran los monumentos confederados, y atacó a Bruce Springsteen por ser muy de izquierda. Los esfuerzos de Lewis alcanzaron el lugar número uno en las listas de Country, y fue todo un éxito. Si una canción como esta alcanza estos niveles de éxito, ¿acaso podemos confiar en que lo popular también sea bueno?

Más columnas:

El artículo original fue escrito por Evan Williams.