Cómo transferir FIFA Points de FIFA 22 a FIFA 23

¿Compraste FIFA Points para FIFA 22 que aún no has usado? Entonces presta atención a este artículo, porque te mostraremos lo que debes tener en cuenta al transferirlos a FIFA 23.

FIFA Points
Esto es lo que tienes que tener en cuenta a la hora de transferir tus FIFA Points | © EA Sports / EarlyGame

Muchos jugadores de FIFA se vieron seducidos para comprar FIFA Points con la esperanza de mejorar sus cuentas de Ultimate Team, aunque fuera una sola vez. Nosotros te sugerimos que busques algunos consejos para fichar, con los que puedes ganar monedas sin gastar dinero real: tu billetera te lo agradecerá.

Por supuesto, es comprensible que algunas personas piensen en comprar FIFA Points, especialmente al principio, cuando se lanza un nuevo FIFA. Es una forma de mejorar plantillas para el primer FUT Champions del nuevo juego. En caso de que hayas dejado olvidados algunos FIFA Points en tu cuenta de FUT 22, no tienes que enojarte contigo mismo por desperdiciar dinero, porque puedes transferir tus FIFA Points a FIFA 23.

Transferencia de FIFA Points: así es como funciona

Para poder usar tus FIFA Points de FIFA 22 en FIFA 23, debes iniciar sesión en FIFA 23. Dicho esto, lamentablemente deberás esperar al menos hasta el 27 de septiembre para poder usar tus FIFA Points en FIFA 23. Aunque EA confirmó en la cuenta de Twitter de EA Help que podrás comprar FIFA Points en la aplicación web y complementaria, no tenemos idea de cómo y dónde se supone que podrás hacerlo.

Además, debes tener en cuenta que solo puedes transferir FIFA Points dentro de tu familia de consolas. Eso significa que no puedes transferir FIFA Points desde tu PS4 a tu Xbox One.

Además, la transferencia de la moneda del juego no es reversible. Una vez que transfieras tus FIFA Points a FIFA 23, no podrás llevarlos de vuelta a FIFA 22. Si reservas el acceso anticipado para FIFA 23 a través de EA Play y después compras FIFA Points, no podrás devolverlos, aunque no gastes ninguno y no compres el juego completo.

Artículo original escrito por Simon Joereßen.