Si estás enojado por Hogwarts Legacy, culpa a J.K Rowling

Parece que J.K Rowling ha pedido que se haga un boicot de Hogwarts: Legacy. ¿Pero qué hay del resto de la industria de los juegos?
Hogwarts Legacy
Hogwarts: Legacy, uno de muchos escándalos. | © Portkey Games

Hogwarts: Legacy ha recibido un montón de críticas ya que Harry Potter y el universo viene de la mano de J.K. Rowling. Si lo piensas, en este caso, los desarrolladores tiene poco que ver con J.K Rowling, más allá de que usaron su mundo. Así que en el caso de Hogwarts Legacy, si quieres culpar a alguien, no culpes a Portkey Games. Culpa a J.K Rowling.

Sin embargo, hay muchos desarrolladores de juegos que deben ser responsables, y aunque algunos han sido criticados en el pasado, en otras ocasiones ha pasado al olvido. Es hora de hablar de los problemas con J.K Rowling.

Sexismo, discriminación y abuso de poder

En 1996, un empleado de Maxis llamado Jaques Servin, de la empresa conocida por los juegos de The Sims, causó un escándalo ya olvidado. Después de trabajar un año sin vacaciones, pidió unos días libres, pero le negaron su pedido. Entonces creó un easter egg en el juego llamado Simcopter, en donde dos hombres aparecían en un tejado y se besaban. El empleado fue despedido, y Maxis fue el objetivo de críticas por parte de la comunidad.



Seguimos con el relativamente reciente escándalo sexual en grandes compañías de juegos como Ubisoft, Activision Blizzard o Riot Games. Se les paga menos a las empleadas femeninas, y no se les protege de ataques sexistas. Por supuesto, tampoco reciben ascensos. El estudio francés Quantic Dream, conocidos por crear Detroit become Human, se dice que tiene una cultura corporativa basada en la discriminación y el bullying.
Red dead redemption 2
100 horas a la semana es estándar... | © Rockstar Games

En vista de tales eventos, el easter egg de Jacques Servin es un síntoma temprano de la industria de los videojuegos y sus partes más enfermas. Incluso entonces, las condiciones de trabajo deplorables empujaron a los desarrolladores a sus límites físicos y emocionales, y a veces más allá. El trabajo soñado de la industria, visto como una meta por tantos jóvenes, suele terminar en decepción. Y las heridas físicas y psicológicas podrían quedarse toda una vida.

Crear conciencia

Por supuesto, no queremos abandonar nuestros juegos favoritos, pero creo que aquellos que los crean deberían tener el derecho a un trabajo que no los ponga en un abismo físico y emocional. Tienes que lidiar con este hecho y pensar sobre ello, hacer preguntas y hablarlo. Es como cualquier otra situación del sector cultural. Puedes intentar no comprar juegos que sabes que están hechos con sangre, sudor y lágrimas de desarrolladores mal pagados y explotados, pero a veces no todo sale a la luz.

Depende de nosotros decirle a la industria qué cosas son información relevante, como jugadores y como audiencia, y pedir el trasfondo y circunstancias con las que se creó un juego. Los juegos suelen ser medios de entretenimiento y un hobby muy querido por millones. Las personas que los crean merecen nuestra solidaridad y respeto. Después de todo, el director del juego de The Witcher prometió que no habrá escándalos con el estudio mientras desarrollan la saga de The Witcher. Solo podemos esperar que cumpla su promesa.


El artículo original fue escrito por Lisa Islinger.