Kerbal Space Program 2 se retrasa de nuevo

Kerbal Space Program 2 está tardando más en lanzarse de lo que se esperaba.
Kerbal Space Program 2
Kerbal Space Program 2 no se lanzará hasta 2023. | © Intercept Games

Kerbal Space Program 2 se ha retrasado hasta "principios de 2023", según han anunciado los desarrolladores de Intercept Games.

La secuela del popular juego de simulación de vuelo espacial se lanzará en PC a principios de 2023 y se espera su lanzamiento en consolas después.

Es la tercera vez que el esperado juego se retrasa. Cuando se anunció originalmente, se ofreció una fecha de lanzamiento para 2020, que luego se retrasó a otoño de 2021, y después, en noviembre de ese año, a 2022.

  • Ubisoft está haciendo pruebas secretas de un Battle Royale masivo

Kerbal Space Program 2 se retrasa hasta 2023

El director creativo del juego, Nate Simpson, ofreció una explicación de los retrasos el 16 de mayo.

Estamos construyendo un juego de tremenda complejidad tecnológica y nos estamos tomando este tiempo adicional para asegurarnos de que alcanzamos la calidad y el nivel de pulido que se merece. Seguimos centrados en asegurarnos de que KSP2 funcione bien en una gran variedad de hardware, tenga unos gráficos increíbles y sea rico en contenido.

Simpson ha hablado en varias ocasiones del salto tecnológico que supone Kerbal Space Program 2 y de cómo quiere que el juego sea una "base fiable" para los jugadores y modders durante una "década o más" después de su lanzamiento.

Pero los temores de que los desarrolladores pudieran haber mordido más de lo que pueden masticar fueron apaciguados por Simpson en esta reciente actualización.

Hemos creado un equipo espectacular en Intercept Games, un equipo que incluye, como ya hemos mencionado, a miembros clave del equipo de desarrollo del Kerbal Space Program original. Tenemos la combinación perfecta de desarrolladores experimentados, apasionados y capacitados para hacer realidad el ambicioso potencial de este juego.

¿Quieres saber más sobre videojuegos? Echa un vistazo:

Artículo original escrito por Daniel Conlan