Filtración de Pokémon Legends: Arceus tiene a los fans preocupados

Pokémon Legends: Arceus ha sido tema de debates de todo tipo. Esta última filtración es más leña al fuego.
Pokémon legends arceus
Entiendo por qué los fans se sienten así. | © Game Freak

Siendo fan de Pokémon desde mi infancia, Nintendo no puede hacerme nada malo. Compraré todos los juegos de Pokémon simplemente porque ya he comprado los otros también, y Arceus no será diferente. El hecho de que se vea muy loco o que se sienta como una excusa para hacer dinero no cambiará nada. Sin embargo, estas filtraciones... incluso yo estoy empezando a sentir que odiaré el juego.

Filtración de Pokémon Legends: Arceus

La filtración viene de la mano de Riddler Khu, un conocido filtrador de la comunidad de Pokémon. No fue solo uno, sino varios detalles que filtró sobre Arceus, y que tienen preocupados a los fans.

  • No podrás atrapar a Arceus a menos que completes el Pokédex de Hisui
  • Nuevo sistema de estadísticas (estas solo pueden ser incrementadas con dulces)
  • No habrá habilidades
  • No habrá objetos de mano
  • No habrá cría de Pokémon
  • Las batallas de Pokémon Legendarios son batallas contra jefes
  • Algunos Pokémon serán muy difíciles de encontrar

Primero que nada, de todas estas filtraciones, ninguna ha sido confirmada aún.

Si tan solo uno de estos detalles es cierto, entonces puedo entender por qué los fans están molestos. Atrapar a Arceus solo cuando hayas completado el Pokédex tardará eones (creo que nunca he completado un Pokédex), y las habilidades son una parte gigantesca de Pokémon, al igual que la cría.

¿Tal vez quieren hacerlo más realista, o probar algo nuevo? No podría culparlos por eso, pero tienen que escuchar a sus fans, ¿cierto? ¿A su audiencia? Si las personas aman algo con pasión, ¿por qué cambiarlo?

Espero que esto no sea real, o Game Freak tendrá que sufrir mucho daño. Si los fans están decepcionados con el producto, el mundo lo sabrá. Esperemos que no sea una situación a lo CDPR. Créeme, Game Freak, no quieres eso.

El artículo original fue escrito por Michelle Stummreiter.