En serio: Este podría ser el juego más fascinante del año

Arto es un RPG de acción que le da un nuevo significado al término "único". Este juego es muy especial, y te contamos por qué.
Arto game trailer
El juego se ve como esto, pero en movimiento. | © Arto

Wow. Literalmente vi Arto por primera vez, momentos antes de empezar a escribir esto, y solo puedo repetir una palabra: Wow. Este es, sin lugar a dudas, el juego más único que he visto desde que empecé a trabajar en EarlyGame, y eso fue hace 2 años. Ahora, "único" no quiere decir de calidad, pero en este caso... parece que sí.

Arto tiene un estilo artístico (o en realidad un gran número de estilos artísticos) que nunca he visto antes. Y, con 31 años de edad, he tenido una larga carrera en la industria en donde creí que había visto de todo.

¿Qué es Arto?

Arto es un RPG de acción en donde tienes que traer el color de vuelta al mundo. Esto sonaría terriblemente aburrido, de no ser por el hecho de que es apoyado con uno de los estilos gráficos más sorprendentes. Tan solo dale una mirada al tráiler y sabrás de qué estoy hablando.

¿Qué acabo de ver? ¿Cuántos estilos artísticos había en eso? ¿Cuántas perspectivas de cámara diferentes observamos? ¿Cuántos estilos diferentes de gameplay? Este juego tiene más variedad que todo el catálogo de juegos de Ubisoft de la década pasada.

Por supuesto, en su núcleo, sigue siendo un RPG de acción, y parece saber lo que hace en este frente: Una gran variedad de enemigos, un gran arsenal de armas, seis biomas diferentes... Este juego tiene de todo.

Aún mejor: Arto cuenta con varios finales, un mundo abierto (que no esperábamos por lo que vimos en el tráiler), y todo eso con peleas de jefes que hacen que quieras jugar este juego de jugador solitario más de una vez.

Por ahora, Arto solo está planeado para estar en PC, y aún no existe una fecha de lanzamiento. Esperamos que este juego termine siendo tan bueno como su potencial, porque estoy sintiendo lo mismo que sentí cuando Hades salió de la nada.

El artículo original fue escrito por Amidu Njiemoun.